Tomates verdes fritos

El nombre real del libro es “Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop“. Pero a causa de la película, que ha sido mucho más popular que el libro, el nombre por el que es conocido es la versión …

Libros

Hoy en día existen muchas variantes en lo que a soportes para la literatura se refiere. Además lo cierto es que los libros fueron la primera herramienta que nos permitió el acceso a la información de otros tiempos, culturas, conocimientos y lugares. La primera modalidad de testigo que los seres humanos pudimos crear para que el arte y el conocimiento se difundiera.

El saber pudo pasar de persona a persona y las experiencias adquiridas. Los maestros dejaron su experiencia por escrito y eso permitió que otros diesen los siguientes pasos. Por lo tanto, podemos que la totalidad de la información y experiencia que poseemos sobre asuntos y los acontecimientos pasados, se lo debemos a los libros.

Libros Ellos son el registro de la historia. Ellos han guardado lo que pasó en los momentos del pasado. Cápsulas del tiempo en forma de letras. La literatura es la firma de la historia. Incluso la literatura fantástica tiene la impronta del momento en el que se escribe. Por todo esto los libros son valiosos en términos de construir la historia para nosotros. Sino que además son una fuente de entretenimiento para todos los públicos. Son la más universal de todas las artes ya que todo el mundo sabe leer. Y todo empieza por escribir una pieza de las creaciones artísticas. Casi todo lo que implica crear una obra de arte tiene sus primeros pasos en escribir. Esto es algo que no puede olvidarse a la hora de dar el valor que se merecen los libros. Ya que son los padres de todas las obras de arte, aunque sean de otras disciplinas. Por otro lado los libros son una ventana abierta a la imaginación, permiten la creación sin los límites de la realidad.

Son un soporte que permite volcar las ideas como para que quien lo lee ponga su mente a trabajar y cree su propia historia. Es el mejor soporte para la fantasía por lo que la literatura fantástica siempre ha sido una de las estrellas de la literatura. Es algo así como el establecimiento de un marco ideal para los conceptos. Y a partir del cual los lectores crean su propia historia siguiendo un entorno básico. El escritor describe un entorno pero es algo tan subjetivo que cada historia resulta diferente en cada cabeza de cada lector. Por esto los libros son la fuente de entretenimiento más personal y creativa que existe. No están relacionados con la realidad tangible como un cuadro o una escultura que vemos y podemos percibir con todos los sentidos. Sino que ofrecen a los lectores una realidad que cada uno da una interpretación; lo cual es casi mágico.

Si tenemos en cuenta, el contenido de los libros, tenemos que decir que las opciones son infinitas. Los diferentes generos literarios pueden provecar múltiples reacciones en los lectores, y a eso se le sume las circunstacias personales de cada lector. Un mismo estimulo puede provocar diferentes reacciones, dependiendo del lector. No es igual que un adulta lea algo dramatico, a que lo lea un niño. Igual ocurrirá con el resto de géneros literarios.

Pueden buscarse innumerables sensaciones y sentimientos en las páginas de un libro, ya que existen tantos géneros como sensaciones pueda interpretar un cerebro.

Tenemos el drama, la comedia, la ciencia ficción, la crítica social, la poesía, la novela… tanto como queramos y más aún si entramos a valorar las opciones que nos aportan las corrientes culturales de cada país o cultura. Estos movimientos pueden ser el realismo mágico latinoamericano o el esperpento español, por ejemplo.

Con lo cual, y tenienod en cuenta que se puede decir que hay infitinos tipos de libros que se pueden leer, por la enorme catidad de generos y personalidades qeu hay en el mundo. Leer es la mejor y más eficaz forma de evasión existente

Historia de los Libros

Como todas las cosas, los libros tienen su propia historia de porque empezaron a existir, y esa historia, ha llegado a nuestro dias, porque ese conociemiento, tambien se escribio en un libro.

Se trata de una de las grandes paradojas de la humanidad, la cual casi nos lleva a un quebradero de cabeza interminable. Gracias a que la persona que inventó los libros escribió un libro, hoy en día somos conscientes de cuál es la historia de los libros. Es algo complicado, pero es la realidad.

Intentando explicar cuál es exactamente la historia de los libros, no podemos eludir comenzar a relatarla desde la invención de la imprenta. Obvio que existieron libros mucho antes de este acontecimiento; pero las fechas de publicaciones son muy dispares dependiendo del idioma, el lugar y la cultura a la que pertenecen.

Papiros egipcios Se puede decir que los primeros libros fueron los papiros del antiguo egipto. Ellos inventaron el plasmar en un sitio, el conocimiento, las leyes, los impuestos. Sin embargo en aquella epoca, cada puedo tenia su sistema de escritura. Fueron los fenicios los que inventaron un alfabeto comun para todos. Es el mismo alfabeto qeu conocemos hoy dia.

Sin embargo, si hay una fecha en la que todo el mundo coincide, esa es la fecha de creación de imprenta. Esto sucedió alrededor de 1440, cuando un alemán llamado Johannes Gutenberg inventó una máquina que podía plasmar en papel gracias al mecanizado que proporcionaba el metal. Esto quiere decir que para reproducir letras y para realizar copias ya no hacía falta escribir a mano, sino que a partir de este punto se podía convertir en libro todo texto que se deseara difundir.

Fue una gran revolución que cambió por completo la manera de entender los libros y sin el cual, hoy en día no conoceríamos los libros tal y como los comprendemos.

Previo a la invencion de la imprenta, los libros estaban solo accesibles para una parte de la humanidad. Para ser más exactos con la historia de los libros, cabe destacar que el primer libro publicado por la imprenta fue el Misal de Constanza (1472), precisamente por Johannes Gutenberg.

De todas maneras, el libro en la Antigüedad también ha sido objeto de estudio y se ha descubierto que el libro oral fue la primera versión de lo que hoy conocemos como literatura. Es algo complicado de entender ya que si se trata de un libro oral, ya no es un libro; pero así fueron los comienzos del soporte.

La escritura llego despues, y esta fue la que logro consolidar el concepto de libro tal y como lo conocemos. Los primeros soportes como ya hemos dicho antes, no tenian nada que ver con el papel. A base de madera, pergaminos o cualquier material natural que fuera capaz de soportar y perdurar la tinta.

Imprenta Con todo esto, es facil imaginar que los libros antiguos no tienen nada que ver fisicamente, con los libros que hoy dia conocemos. Pero aunque no se parezcan, ya tenian unos rasgos comunes muy importantes. La información ya no se transmitia de forma oral, con lo cual ya no se perdia, y contaban con un soporte sobre el que ser escribia.

Estas similitudes han sido suficientes como para que el  concepto de libro haya ido evolucionando en la línea actual y esto significa que las raíces de nuestros libros están en los pergaminos, obeliscos y papiros de otras épocas.

Otra cosa que hay que destacar, en referencia a la diferencias y desarrollo de los libros, es que el libro se ha ido democratizando con el paso de los años. Ha permitido a todo el mundo aprender a leer y escribir, y esto es muy importante para el acceso de todo el mundo a la cultura. Mientras que en el antiguo Egipto (lugar en el que tenemos algunos de los primeros rasgos de escritura) solo los escribas sabían escribir, hoy en día cualquiera puede escribir su propio libro (aunque no vaya a publicarse).

Los libros ya no son un artículo exclusivo de las élites y esto hace que los géneros y las utilidades también hayan evolucionado considerablemente.

Literatura

La literatura es un arte, nace cuando se inventó la escritura y los libros. Se trata, de hecho, de un arte que nació a base de utilizar la escritura y sus géneros como forma de expresión y no solo eso; sino que también a base de expresar de manera estética y de crear de manera que los escritores y literatos pudieran apelar a los sentimientos de los lectores a través de las palabras.

Se trata de una disciplina artística que nació con el simple propósito de liberar la pasión y la sensibilidad a través del canal de las palabras y a partir de esta intención se fue perfeccionando como arte hasta convertirse en una rama con miles de variantes.

Teniendo en cuenta el perfil de la literatura como arte, cabe destacar que quedan fuera de esta disciplina todas aquellas obras científicas o de cualquier otra índole que no tengan la intención de conmover o de crear arte como tal.

La literatura es un arte como otro cualquiera y es por eso que ha atravesado diversas fases en tiempos diferentes (también dependiendo de los diferentes territorios y de las corrientes culturales del tiempo). Estas son algunas de las corrientes literarias más conocidas a nivel mundial:

Literatura griega

La literatura griega es aquella que se escribió en griego hasta finales del siglo IV. Se trata de una de las muchas literaturas que componen la literatura clásica y como tal, nos ha dejado muchos tesoros que aún seguimos recordando. De hecho, la literatura griega fue una ventana de conocimiento en un tiempo en el que la literatura solo pertenecía a la élite y supuso el surgimiento de la literatura como arte en los círculos más exclusivos de las sociedades.

La Iliada y la Odisea es una de las obras que mejor representa lo que es la literatura clásica y a pesar de que hayan pasado cientos de años desde que Homero escribió esta obra, sigue siendo una de las obras más conocidas y reconocidas en todo el mundo.
Cabe destacar que dentro de este estilo las obras solían ser tragedias o comedias y que la mayoría de veces se escribían para ser representadas delante de un público.

Además, también es importante saber que las mejores obras griegas en prosa tratan de filosofía y que son una ventana al conocimiento que ha dado lugar a la creación y emergencia del resto de géneros y épocas literarias.

Barroco

El movimiento barroco no solo fue un género literario, sino que también destacó por ser un movimiento artístico muy importante en su totalidad. De todas formas, la literatura barroca respetó y siguió al pie de la letra los cánones del movimiento artístico global y fue una literatura muy recargada y grandilocuente.

Además, este género que comenzó a extenderse en Italia a comienzos del siglo XVI, hizo hincapié en temas muy intensos como el amor, el existencialismo, el honor o la religión.
Cabe destacar que la literatura barroca tuvo características diferentes en cada territorio europeo, pero en España pegó muy fuerte por el simple hecho de que coincidió con el siglo de oro.
Los autores españoles más conocidos de la época fueron Pedro Calderón de la Barca, Luis de Góngora y Lope de Vega. Quienes sobre todo escribieron obras de teatro y cosecharon fieles seguidores que se enfrentaban entre ellos intentando defender a sus ídolos. De hecho, fue una época en la que el fanatismo de algunos de los seguidores de los artistas dio lugar a poemas cómicos y comedias.

Realismo

El realismo es un movimiento artístico que se aplicó a la literatura a inicios del siglo XIX. El principal aporte de esta corriente a la literatura es, precisamente, la ruptura con el romanticismo y la iniciación en un concepto de estética diferente al que se consideraba en aquel tiempo. Fue, de alguna manera, una forma de transgredir y cambiar los cánones y es por esto que resultó ser un género relevante.

La idea pretensión principal del romanticismo no era otra que reproducir la realidad de manera exacta. Sin adornar ni exagerar, para poder apreciar la belleza de las personas y objetos tal y como eran. Además, la reproducción de la realidad que ofrecía el realismo debía ser lo más sencilla posible para que todo el mundo pudiera comprenderla. Esto significa que este género literario ya no era una cuestión de élites y que llegados a este punto, la realidad era algo que todos debían percibir a través de la literatura.

Este género tuvo especial impacto en América, ya que fue una arma muy poderosa que ayudó a denunciar situaciones sociales críticas que se vivían por aquel entonces en el continente.

Stendhal o Balzac son unos de los mayores exponentes de este género y algunas de las obras más destacadas son Madame Bovary (obra que denunció la falta de libertad de la mujer en la Francia del momento), La Regenta o Anna Karenina.

Modernismo

Este es un movimiento literario que surgió en América Latina y que tuvo su mayor impacto entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Este estilo destaca por ser uno de los más rimbombantes en lo que a lenguaje respecta y es por esto que según muchos autores se ha considerado como una vuelta al romanticismo en algunos aspectos. Lo más importante dentro de esta corriente era utilizar un lenguaje muy culto (lo cual convertía este tipo de género en algo muy exclusivo y elitista), formalmente perfecto y muy estético.

Los autores más conocidos de este género fueron Rubén Darío (cuyo fallecimiento marcó el inicio de la época modernista en la literatura), José Martí o Amado Nervo.

En cuanto a la técnica, los autores modernistas popularizaron los versos alejandrinos y recurrieron a los temas típicos del romanticismo, tales como la desazón vital, la evasión y la angustia por la relación entre el tiempo y el espacio.

Literatura renacentista

Este género es solo una pequeña parte de lo que fue el gran movimiento renacentista que tuvo lugar durante los siglos XV y XVI (aunque en Italia fueran pioneros y sucediera antes).

En cuanto al aporte de este género literario podemos decir que resultó ser un cambio radical en el contenido y en la estructura de las creaciones. Se recuperó el interés por la naturaleza y por la mitología, lo cual alejó a las obras de mensajes más realistas y sociales.
Además, el renacimiento fue una época muy interesante en cuanto a que llegaron nuevos géneros y estructuras como son el ensayo o el soneto.

Los autores más conocidos del movimiento son los italianos Bocaccio, Petrarca y Dante; mientras que en la pintura del mismo movimiento también fueron italianos los precursores de la corriente.

Naturalismo

El naturalismo fue un género que siempre se consideró como el hermano pequeño del realismo. Se trata de un género que nació en Francia a finales del siglo XIX y que tuvo como protagonistas a artistas renombrados como Emile Zola o Vicente Blasco Ibáñez. Debido a la novedad que aportaban los temas de este género al panorama literario, la corriente se extendió rápidamente por toda Europa y las obras del género se popularizaron en contra de los estándares del momento.

En cuanto a temática, el naturalismo pretendió dibujar a un ser humano predeterminado, carente de libertad; lo cual aportaba una imagen hermética a toda la corriente en su totalidad. Además, este movimiento también niega la espiritualidad de los hombres y eso es lo que lo convierte en un movimiento mucho más frío que la mayoría de los que ya hemos citado.

Therese Raquin o La casa de muñecas son dos de las obras más conocidas pertenecientes a este movimiento y son un claro ejemplo de que lo fisiológico es lo único que empuja a las personas a actuar.

Vanguardismo

Este movimiento fue toda una corriente artística que tuvo lugar a inicios del siglo XX de la mano de numerosos artistas que coincidieron en su afán de renovar cualquier expresión. Las obras de estos artistas eran inverosímiles, transgresoras, sorprendentes y en muchas ocasiones también surrealistas. De hecho, el género vanguardista suele estar estrechamente relacionado con el surrealismo, cubismo o futurismo.

Además, es importante destacar que las obras pertenecientes a este género no solo no suelen reflejar la realidad, sino que muchas veces muestran situaciones irracionales e imposibles que son muy complicadas de entender o que simplemente no tienen sentido. El propósito de crear obras de este tipo está en la mera reacción y en el concepto del arte. No se pretende que las obras tengan sentido, sino que se prima lo novedoso y extravagante y las sensaciones que este tipo de obras pueden producir en los lectores.
Escritores vanguardistas muy famosos fueron Guillaume Apollinaire, Fernand Léger o Luis Vidales.

Realismo mágico

El realismo mágico fue una vertiente del realismo que nació en Sudamérica a mediados del siglo XX. Este género consistió en implantar en obras realistas símbolos y reacciones que no lo eran. Era algo así como el género que se encuentra entre el realismo y surrealismo. A la vez que también es el género que se encarga de introducir elementos típicos del territorio y la cultura en el que el movimiento surgió. Esto significa que las obras del realismo mágico están cargadas de espiritualidad, crítica social y simbolismos que atan a los personajes a la  naturaleza tal y como lo hacía la mitología indígena. De todas maneras, aunque el realismo mágico esté cargado de todos estos elementos, se trata de un género que hay que analizar de manera muy minuciosa para poder entender el mensaje del autor y por lo tanto, se trata de un género nada obvio.

Gabriel García Márquez, Isabel Allende y Juan Rulfo fueron grandes escritores que formaron parte de este movimiento y sus obras más conocidas fueron Cien años de soledad, El amor en tiempos del cólera, Pantaleón y las visitadoras, La casa de los espíritus y Pedro Páramo, respectivamente. Todas estas obras describen situaciones cotidianas al sur del continente americano e incorporan rasgos fantásticos que hacen que las situaciones relatadas resulten algo desconcertantes. Sin embargo, este punto de fantasía no pretende desorientar, sino más bien transportar a los lectores a través de los sentidos y hacer crítica social de situaciones injustas. Es una especie de alternativas más fuerte a la crítica social que se niega a desprenderse de la identidad y creencias precolombinas a la vez que reivindica una mejor situación y una mayor justicia social para todo un hemisferio del continente americano.

Literatura contemporánea

Esta corriente es la que se desarrolló desde finales del siglo XX hasta los tiempos actuales y se caracteriza por su espontaneidad a la hora de mezclar elementos. Es un género muy directo que prioriza siempre la practicidad y que siempre va directo al objetivo. Además, se trata de un género muy rápido y ágil que sorprende al lector de manera constante cambiando el ritmo de las obras. Esto significa que las obras contemporáneas no buscan lo estético (ni ningún fin en particular), sino que pretenden transmitir un mensaje que probablemente llegue al receptor en forma de miles de cambios de sentidos, símbolos y una narrativa muy exacta y adecuada en cuanto a descripción de situaciones y sentimientos.

Los autores más destacados del movimiento fueron, entre otros, los sudamericanos Jorge Luis Borges o Mario Vargas Llosa, los cuales publicaron obras tan importantes como La fiesta del chivo, La casa verde o La biblioteca de Babel.